Sistemas Aislados y Conectados a Red

INSTALACIONES AISLADAS

Una instalación renovable aislada es un sistema de generación de corriente sin conexión a la red eléctrica que proporciona al propietario energía eléctrica procedente de la luz del sol o del viento. En la mayor parte de las instalaciones se requiere el almacenamiento de la energía fotovoltaica generada en acumuladores solares -o baterías- y permite utilizarla durante las 24 horas del día.

Las instalaciones aisladas son ideales en regiones donde la conexión a la red eléctrica no es posible o no está prevista debido a los altos costes de desarrollo de la construcción de los sistemas eléctricos de la línea, especialmente en las zonas rurales remotas. Aunque con la llegada al mercado de nuevas soluciones en almacenamiento de energía (baterías) y con la futura bajada en los precios de las mismas, este tipo de sistemas pueden ser económicamente rentables en otras muchas aplicaciones.

La instalación de un sistema fotovoltaico aislado debe ser debidamente planificada, estudiada y diseñada, teniendo en cuenta, principalmente, estos cinco factores:

  • La potencia de conexión necesaria
  • El consumo de energía
  • El tipo de consumo (corriente continua, alterna, monofásica, trifásica, etc.)
  • El período de uso
  • La localización y el clima

 En BETER somos especialistas en el diseño de sistemas adaptados a las necesidades de nuestros clientes para obtener la solución óptima en rentabilidad y en funcionamiento.

 

 

 


INSTALACIONES CONECTADAS A RED (FOTOVOLTAICAS O MINIEOLICA)

Son sistemas de generación de energía eléctrica (sistemas fotovoltaicos o eólicos) que no disponen de sistemas de acumulación de energía, ya que la energía producida durante las horas de insolación es canalizada hasta la red eléctrica y la carga es alimentada directamente de la red. El cliente se convierte en productor de energía eléctrica, dependiendo de cómo se trate la energía producida, se pude hacer actividad comercial con ella, convirtiéndose en generador de energía, o bien esa energía se puede autoconsumir por el propio generador.

Instalaciones de autoconsumo eléctrico de origen renovable

El autoconsumo eléctrico es un tipo de generación distribuida, en la que el productor de energía eléctrica es a su vez consumidor de la misma, lo cual no implica que se consuma toda la energía eléctrica producida, ni que se realice actividad económica con la misma. Tratándose de energía renovable, la producción de energía eléctrica será mediante radiación solar (energía solar fotovoltaica) o mediante la fuerza del viento (energía eólica). 

De cómo se traten los excedentes de energía generada, se presentan las diferentes modalidades de autoconsumo eléctrico existente. En estos momentos en España, no se puede verter el exceso de energía a la red eléctrica, a la espera de un cambio ineludible en la legislación vigente, se pueden diseñar instalaciones en la modalidad de balance neto instantáneo, calculadas de forma precisa para que no haya excedentes en la producción de energía eléctrica.

 

 

 

Con una instalación de autoconsumo eléctrico usted producirá parte de la electricidad que consuma en su hogar, esta electricidad podrá ser generada mediante paneles fotovoltaicos o mediante aerogeneradores eólicos de pequeña potencia. En BETER ofrecemos la solución que mejor se amolde a sus condiciones climatológicas, y a las de sus zona. Realizaremos un estudio de recurso (tanto de radiación solar como de viento) y diseñaremos la instalación optima de acuerdo a sus necesidades.

Ventajas de las instalaciones de autoconsumo eléctrico:

  • Económicas: En los últimos años los sistemas de generación de energía eléctrica (paneles fotovoltaicos, mini-aerogeneradores, inversores…) han sufrido una continua caída de precios, unido al constante aumento en los precios de nuestra factura eléctrica, hace que a día de hoy estos sistemas sean económicamente rentables.
  • Reducción de la dependencia de las grandes compañías eléctricas.
  • Tanto el viento como la irradiación solar son fuentes gratuitas, inagotables, limpias y respetuosas con el medio ambiente.
  • Ventajas medioambientales: Contribución a la reducción de emisiones de CO2, uno de los principales gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático actual.